La RAE aceptó Blog y Bloguero/a (así como manga, friki, USB, etc...). ¡La nueva era de las palabras!

sábado, 25 de febrero de 2012

Reseña: El legado de los Grimm



Título: El legado de los Grimm
Autora: Polly Shulman
Editorial: Nocturna
Páginas: 407
Género: fantasía, misterio
Precio: 17 euros
Valoración: 3,5 sobre 5
SinopsisElizabeth Rew tiene quince años, unas hermanastras como las de Cenicienta y un empleo en un archivo de objetos antiguos. Pronto descubre que allí hay algo muy especial: la Colección de los Grimm, que reúne artículos mágicos como botas de siete leguas, peines de sirenas y un siniestro espejo parlante.

Pero últimamente se oyen rumores acerca de un pájaro enorme que sobrevuela los alrededores y gente que desaparece como por arte de magia. Además, han empezado a echarse en falta objetos de los Grimm y nadie sabe quién es el responsable. Incluso podría ser uno de los amigos que Elizabeth acaba de hacer. Para averiguarlo, tendrá que pedir prestados algunos objetos... y, por supuesto, todo tiene un precio: tu coraje, tu sentido de la orientación, tu belleza. O lo que más valoras.


¡¡Hola a todos!!

Perdón si he tardado tantísimo en volver a reseñar, pero este febrero he estado muy ocupada por una serie de circunstancias, y casi no me ha dado tiempo para leer casi nada. Espero que no vuelva a suceder, y que pueda actualizar mucho más a menudo.

El libro que nos ocupa... Me ha producido una sensación extraña. Me ha gustado, tengo que reconocerlo... pero no era lo que yo esperaba. Es decir, que no ha cumplido del todo con mis expectativas (pero veis en la valoración que aprueba de sobra). Después del resumen que suelo hacer de la novela, explicaré los motivos.

Tenemos un principio que nos suena perfectamente familiar, casi a película de sobremesa (sí, de esas de adolescentes cuya vida da un vuelco de la noche a la mañana): una chica adolescente, Elizabeth, asiste a un colegio donde no tiene amigos, y está enamorada en secreto de Marc Merritt, la estrella de baloncesto, un chico súper guapo que, para variar, apenas le hace caso. En casa las cosas tampoco le van demasiado bien: su madre falleció, y su padre volvió a casarse con una mujer que tiene dos hijas (familiar, familiar...), las cuales no la tratan como debería ser. Por ello, Elizabeth se refugia en los cuentos de hadas que su madre le contaba cuando vivía, y eso le hace elegir como tema para un trabajo escolar la historia de los hermanos Grimm, los populares narradores alemanes. A su profesor le gusta tanto que la envía a trabajar al Repositorio de Material en Circulación de Nueva York, donde hay colecciones de objetos antiguos, muchos de ellos pertenecientes a escritores (hallaremos a Wells, a Lovecraft). Allí también trabajan Anjali, una chica india que pronto se convertirá en su amiga, y Aaron, un muchacho con el que tiene más de un enfrentamiento. Pero no todo es de color de rosa, ya que están desapareciendo objetos de la colección Grimm, una de las más importantes, y nadie sabe quién es el culpable; sólo se sabe que ha entrado más de una vez un pájaro gigante. Muchas veces las sospechas recaen sobre Marc, pero, ¿realmente será él el culpable? Elizabeth y sus amigos tratarán de averiguarlo, pero para ello tendrán que extraer objetos de la colección Grimm, entregándoles algo a cambio...

Veréis, como ya os he comentado en ocasiones anteriores, yo adoro los cuentos de hadas. En cuanto descubro algún libro, película, serie, etc, basado en alguno, tengo que hacerme con él enseguida. Sino, me siento incompleta. Así que cuando un día fisgaba tranquilamente en el facebook de la Editorial Nocturna, y vi el pintón tan estupendo que tenía este libro (un montón de premios, un proyecto cinematográfico), pues claro, lo compré.

Pero tal vez el principal problema es que esperaba... más magia. Y más suspense, porque, para mí, el malo malísimo estaba clarísimo desde el principio.

A su favor, tengo que decir que hay romance bien digerible (nada del pastelón al que nos suelen tener habituados las novelas juveniles actuales). No, nada de besos todo el rato, sino en su justa medida. Pocos y en una página o dos. Estupendo. La protagonista principal, Elizabeth, que nos narra la historia, es muy divertida, tiene un magnífico sentido del humor, con buenos golpes, y no es una quejica al uso. Después, no nos van a torturar con el dramón de su familia, sino que apenas se concentrará en ellos. Otro punto genial es la inclusión de hermanos pequeños en la narración, niños que también tienen su gracia (nada de adolescentes odiosos que tocan las narices ¬¬). Los protagonistas tienen preocupaciones propias de su edad, nada increíble. Y un ritmo súper ágil que hace que te enganches y no puedas soltarlo. Tan rápido... que en ocasiones he echado de menos un poco más de profundidad.

Mas, como ya he dicho, eché de menos un pelín más de magia. No sé... Quizás es que no esperaba que únicamente se centrase en los objetos, sino que apareciesen también personajes de los cuentos (como en Érase una vez, serie que adoro y me tiene enganchadita *__*). Los momentos en que estos tenían su parte protagónica se me han hecho muy escasos, ya que apenas salen unos pocos, y debe ser eso lo que no me ha convencido del todo. Quería más magia y fantasía, como la que aparece en capítulo 21, pero, en el resto,   no ha cumplido las expectativas.

Sin embargo, es una lectura perfecta para desconectar, y que transmite un buen rollo por todas sus páginas. Además, la autora escribe de maravilla (al menos, en mi opinión) y estaré atenta a sus próximas publicaciones. Si os gustan los hermanos Grimm, o tenéis curiosidad por ello, deberías echarle un vistazo ;-).

4 comentarios:

  1. No lo conocía ^^ Gracias por la reseña :)

    besitos<3

    ResponderEliminar
  2. Me llama mucho este libro n.n
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No conocía el libro, pero no me llamó mucho la atención. Gracias por la reseña!

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails